Las cátedras de la virtud F. Nietzsche

15 Ago

Con excepción de dos tres puntos el “necio” me parece muy razonable…

¡Sentid respeto y pudor ante el dormir! ¡Eso es lo primero! ¡Y evitad a todos los que duermen mal y están desvelados por la noche!
Incluso el ladrón siente pudor ante el dormir: siempre roba a hurtadillas y en silencio por la noche. En cambio el vigilan­te nocturno carece de pudor, sin pudor alguno vagabundea con su trompeta.
Dormir no es arte pequeño: se necesita, para ello, estar desvelado el día entero.

Diez veces tienes que superarte a ti mismo durante el día: esto produce una fatiga buena y es adormidera del alma. Diez veces tienes que volver a reconciliarte a ti contigo mismo; pues la superación es amargura, y mal duerme el que no se ha reconciliado.

Diez verdades tienes que encontrar durante el día: de otro modo, sigues buscando la verdad durante la noche, y tu alma ha quedado hambrienta.
Diez veces tienes que reír durante el día, y regocijarte: de lo contrario, el estómago, ese padre de la tribulación, te molesta en la noche.
Pocos saben esto: pero es necesario tener todas las virtudes para dormir bien. ¿Diré yo falso testimonio? ¿Cometeré yo adulterio?
¿Me dejaré llevar a desear la sierva de mi prójimo?. Todo esto se avendría mal con el buen dormir.

Y aunque se tengan todas las virtudes, es necesario enten­der aún de una cosa: de mandar a dormir a tiempo a las virtu­des mismas.

¡Para que no disputen entre sí esas lindas mujercitas! ¡Y so­bre ti, desventurado!

Paz con Dios y con el vecino: así lo quiere el buen dormir. ¡Y paz incluso con el demonio del vecino! De lo contrario, rondará en tu casa por la noche.

¡Honor y obediencia a la autoridad, incluso a la autoridad torcida! ¡Así lo quiere el buen dormir! ¿Qué puedo yo hacer si al poder le gusta caminar sobre piernas torcidas?

Para mí el mejor pastor será siempre aquel que lleva sus ovejas al prado más verde; esto se aviene con el buen dormir.No quiero muchos honores, ni grandes tesoros: eso inflama el bazo. Pero se duerme mal sin un buen nombre y un pequeño tesoro.

Mientras Zaratustra oía hablar así a aquel sabio se reía en su corazón: pues una luz había aparecido entretanto en su hori­zonte. Y habló así a su corazón: “Un necio es para mí este sabio con sus cuarenta pensa­mientos: pero yo creo que entiende bien de dormir.”

Bienaventurados son estos somnolientos: pues no tardarán en quedar dormidos.

Es la primer nota que edito con Gutenberg, esta bueno y en cuestión de front, no tiene “tantos” cambios a la hora de generar un template ni problemas de “retrocompatibilidad” con templates (solo le eche un ojo u.u) aunque para desarrollo hay mucha tela de donde cortar porque es modular. Se podrían crear unos layouts bien locotes y si se integrara en el XML-RPC estaría muy cabrón y si el formato fuera JSON sería una joya marchante… Pasitos de bebé 😛 el proyecto WP en general sorprende son perros bravos \m/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Eres un robot? * Time limit exceeded. Please complete the captcha once again.